¿Inglés para bebés? ¡claro que sí!

Durante mi etapa como profesora de inglés en infantil he tenido que oir muchos comentarios como “Pero si los niños a esa edad no entienden nada”, “Total para enseñar números y colores no hace falta saber mucho inglés” o “como van a entender inglés si ni siquiera hablan castellano”.

No debemos subestimar el potencial de los niños de 0 a 3 años.  Un niño en su tercer año de vida ya ha adquirido unas 1000 palabras incluyendo sustantivos, pronombres, verbos, adverbios y adjetivos.

Por lo que su cerebro también es capaz de asimilar ese vocabulario aprendido en otro idioma, aunque el niño no sepa que se trata de otro idioma.

Error común son las familias o l@s profesor@s que les dicen a sus hijos o alumnos más pequeños “¿Cómo se dice azul en inglés?”o “Di buenas noches en inglés”. El niño asocia el vocabulario aprendido con una imagen mental o con gestos pero no es capaz de traducir, de transformar unas palabras en otra lengua.

Desde los primeros meses de vida, el ser humano va adquiriendo el lenguaje mediante asociaciones mentales de la realidad. Así es como se debe ir introduciendo una segunda lengua y no es una locura si digo al mismo tiempo que la primera.

Por qué no cambiar el “cómo se dice azul en  inglés” por “what colour is this?” Después de algunas repeticiones el niño comprende lo que se le está preguntando y contestará en inglés instintivamente.

No hay que dejar de lado el aspecto fonético. Entre los 12-18 meses, tiene lugar un profundo desarrollo fonológico.

El ser humano es capaz de poducir muchísimos sonidos diferentes pero cada lengua se compone tan sólo de algunas decenas de ellos. Un bebé es capaz de pronunciar todos los sonidos de todas las lenguas; sin embargo la exposición continua a los sonidos de una única lengua concreta conduce a cada niño a dominar los contrastes fonéticos de su lengua materna al mismo tempo que pierde la sensibilidad de diferenciar otros sonidos posibles en otras lenguas.

Cuando el niño ya ha adquirido los sonidos de su lengua materna y excluido los que no lo son, es difícil volver a adquirir la habilidad para pronunciarlos. Cuanto más avanza en edad más difícil es adquirir una nueva fonología.

Voy a ir llegando a una conclusión, un profesor de inglés en infantil en esencial que hable inglés. No sólo basta con unas flashcards y repetir continuamente. Es necesario una buena pronunciación, buenas estructuras gramáticales y mucho más vocabulario del que vaya a enseñar. De gran uso son las canciones y los videos donde tienen contacto con auténtica lengua inglesa.

Desde aquí animo a padres y profesores a empezar a utilizar el inglés con sus hijos, tengan la edad que tenga. No olvidemos que el mayor desarrollo del lenguaje de una persona se produce de los 0 a los 7 años .

1 Comment

Filed under Speaking

One Response to ¿Inglés para bebés? ¡claro que sí!

  1. Excelente trabajo, compañera. Gracias por tu blog. Es una suerte tener profesores tan implicados en la enseñanza. Y totalmente de acuerdo tanto en el idioma como en los demás aspecto, la implicación desde la infantil es la clave.
    Un abrazo.
    Monica (Infantil)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *